¿Qué es el delirio?

El delirio es un cambio repentino en el estado mental de una persona que varía a lo largo de períodos breves. Puede hacer que la persona tenga dificultades para prestar atención o para seguir una conversación. Podría pensar y hablar sin sentido y de modo impredecible. El estado mental de la persona puede variar desde estar agitado y alerta a aletargado y adormecido. Por momentos, podría estar confundida, discutir y ver o escuchar cosas que otro no.

El delirio es una emergencia médica. Si el delirio no se diagnostica y se trata, puede ocasionar problemas permanentes e incluso la muerte.

¿Quién corre riesgo de tener esta afección?

El delirio es más frecuente en los adultos mayores. Puede darse cuando una persona se encuentra en un lugar que no le resulta familiar, como es el caso de un hospital. Es común después de una cirugía o cuando se tiene una enfermedad grave. La abstinencia de las drogas o el alcohol también pueden provocarla. Algunos medicamentos pueden provocar delirio. También, algunas toxinas e infecciones. Una enfermedad que afecta a los riñones o al hígado puede hacer que se acumulen toxinas en el cuerpo. Esto podría causar delirio. La falta de oxígeno suficiente debido a una enfermedad pulmonar también puede provocarlo.

En la mayoría de los casos, hay algo que desencadena el delirio. Con frecuencia, el delirio puede ser el primer signo de que una persona tiene demencia. Pero la demencia es otra enfermedad. Es permanente y por lo general empeora con el paso de los meses y años.

El delirio puede ser difícil para los familiares y amigos, pero es posible tomar medidas para manejarlo. Estas cosas pueden ayudar a resguardar la seguridad y comodidad de su ser querido.

¿Cuáles son los signos del delirio?

Los signos del delirio pueden aparecer y desaparecer en el transcurso de horas o días. A la persona le puede ocurrir lo siguiente:

  • Parecer adormecida y silenciosa

  • Estar confundida*

  • Tener dificultades para prestar atención y concentrarse*

  • No saber dónde está*

  • Ver u oír cosas que los demás no ven ni oyen (alucinaciones)

  • Creer en cosas que se sabe que no son verdaderas (ideas delirantes)

  • Creer que la gente quiere hacerle daño (paranoia)

  • Tener dificultades para recordar cosas que acaban de suceder*

  • Cambiar el tema de conversación con demasiada frecuencia al hablar

  • Hablar de cosas que no tienen sentido*

  • Parecer inquieta y alerta

  • Volverse violenta*

  • Tener menos interés por la comida*

  • Parecer depresiva y sin interés por hacer cosas*

  • Tener cambios emocionales rápidos, tales como ansiedad, tristeza o tener fuertes sentimientos de alegría y entusiasmo (euforia)

  • Tener poco equilibrio al caminar*

  • Tener movimientos involuntarios o rígidos en los brazos, las piernas o el cuello*

*Estos síntomas también se presentan en los casos de demencia y en otros problemas de salud. Hable con un proveedor de atención médica si alguien tiene estos síntomas.

Si cree que alguien tiene delirio

El delirio es una emergencia médica. Si cree que un ser querido sufre de delirio, busque ayuda médica de inmediato. Si la persona está en casa, llame al 911. Si está en el hospital, avise de inmediato al proveedor de atención médica.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.